Visitas al Blog

26 octubre, 2012

Life isn't easy. 3.

Estaba temblando, entre los brazos de Chloe, rodeado por su amiga. Pero Alan sentía que el mundo se le caía encima, su vida se desmoronaba ante él y no podía hacer nada para evitarlo. Quería gritar, deshacerse de ese nudo en la garganta, y empezó a morderse los puños.

-¡Alan! ¡ALAN! -gritó Chloe cuándo vio que de tanto mordisco comenzaban a sangrar los puños del chico.

El chico ahogó los gritos contra sus puños, y así, al cabo de un rato, empezó a calmarse, tan sólo sollozaba de forma silenciosa.
¿Qué pasaría ahora? ¿Se dedicaría Samantha a explicarle a todo el mundo lo que había descubierto? ¿Y si sus padres se enteran? Eso supondría el fin de la "vida" de Alan.

-¿Quieres que nos vayamos a mi casa? No tienes porque entrar al instituto -preguntó la chica de forma cariñosa.

Alan negó con la cabeza, y con algo de esfuerzo debido a que sus músculos estaban algo agarrotados se levantó del suelo, se quitó la tierra de la ropa, saco un paquete de tabaco y un mechero.

-Un cigarrillo y entramos, Chloe -dijo mientras encendía el cigarro.

Fumó despacio y sin prisa alguna, disfrutando de la calma que sentía cada vez que expulsaba el humo de su cuerpo, sentía que eso, aunque lo matase, le hacía sentirse vivo. Que irónico todo.
Al acabar, tiró la colilla al suelo y la apagó, recogió su mochila del suelo y comenzó a caminar con lentitud hacia el edificio.

Chloe siguió al chico, el patio estaba vacío, obviamente todo el mundo ya debía de estar mirando las listas y sentándose en sus nuevas clases, habían transcurrido diez largos minutos.

Entraron al instituto, echaron una mirada rápida a las listas y vieron que sus clases eran adyacentes, así que los dos subieron hasta el tercer piso, Alan iba a entrar a su aula pero Chloe le cogió del brazo:

-Por favor, aguanta, sólo son dos horas, tras eso, saldremos pitando de aquí.

Alan asintió y abrió la puerta del aula y entró, el profesor se le quedó mirando fijamente y dijo con cierto tono de desprecio:

-¿Su nombre?

-Alan, señor.

-Siéntese en el único sitio que queda disponible, caballero -y señaló un pupitre al final del aula, Alan miró en la dirección que señalaba y vio a su compañero de pupitre.

Era un chico alto (o eso pudo apreciar), su cabello era rubio ceniza y sus ojos de un azul muy parecido al del mar, los cuales le miraban fijamente, era de rasgos finos y, a su parecer, a Alan le pareció muy atractivo. El chico en cuestión vestía de manera semejante a Alan: una sudadera de color negro, unos tejanos bastante gastados y rasgados, y unas Converse de color azul marino.

-¿Cuánto debemos esperar para que se siente? -dijo el profesor de manera impaciente.

Alan miró al profesor y se sonrojó un poco a causa de la vergüenza y reprimenda, así que avanzó lentamente hacía el pupitre, con tal mala suerte de pasar por al lado de Samantha. La rubia le hizo la zancadilla a Alan y el chico cayó de bruces al suelo, lo cuál provocó las risas de todos sus compañeros.

-¡Caballero! ¿Se encuentra bien? -exclamó el profesor, a lo que Alan asintió debilmente con la cabeza.

Se levantó del suelo con algo de esfuerzo y Samantha susurró algo que solo podían escuchar ellos dos:

-Ten cuidado y no te resbales con el aceite, marica.

Alan le echó una mirada fulminante y en un par de pasos rápidos se plantó en el pupitre y se sentó, miró un momento a su compañero de pupitre y este le dedicó una tímida sonrisa.

-Muy bien, como iba diciendo antes de la interrupción y singular actuación del señor Alan, este curso...

Alan desconectó totalmente de la realidad, encendió su MP4 y puso la música a un volumen que sólo él podía escuchar. Estuvo así un buen rato hasta que un codazo del oji-azul le sacó de su mundo y le hizo volver a la realidad, y vio que delante suyo había una pequeña nota, que escrita con una caligrafía muy bonita decía:

"¿Por qué esa chica te ha tirado al suelo y te ha insultado?"
__________________________________________________

Como siempre digo, espero que os haya gustado, y por favor dejad vuestros comentarios y opiniones para saber que cosas corregir o donde mejorar :)
#Rive

2 comentarios:

  1. ODIO-A-SAMANTHA. A VER CUANDO LE ECHA UN PAR DE HUEVOS EL NIÑO ESTE Y LE METE UN BUEN PUÑETAZO EN TOA LA CARA.
    Y MAS TE VALE QUE EL NIÑO MONO ESE SEA GAY Y LE REVIENTE EL ORTO AL OTRO.
    fangirleo a parte, me gusta mucho la forma en que redactas, pero cuida los tiempos verbales, que a veces los cambias muy a la ligera en una misma frase!

    ResponderEliminar