Visitas al Blog

25 noviembre, 2012

Life isn't easy. 5.

-¿Qué? -contestó Alan.

-Que me digas el porqué de ese vómito. -repitió Ethan con un tono frío y serio.

Alan repasó con la mirada a Ethan de arriba a abajo, y de manera cortante contestó:

-No eres nadie para que te lo cuente. Me marcho -y se encaminó de camino a la salida de los baños, pero Ethan le cogió del brazo.

-No pienso dejarte ir hasta que me des una razón, Alan. -y miró fijamente al chico con sus ojos azules.

-Mi historia es larga, no creo que te interese.

-Me interesa, así que siéntate, tenemos dos horas para hablar antes de que se acaben las clases.

Alan volvió a mirar a Ethan y a evaluarlo con la mirada, pensó que no tenía nada a perder, al fin y al cabo, por otra persona más que le odiase en aquél instituto, no le importaba. Se apoyó en la pared y se deslizó hasta llegar al suelo. El otro chico se sentó frente a él.

-Me odio, ¿sabes? No es algo nuevo, todo empezó cuando entré en la ESO, por aquél entonces yo medía 1,60m y pesaba 65 Kg, la gente se metía conmigo, me llamaba gordo, sebo... Tanto fue aquello que perdí mi autoestima en cuestión de dos meses de curso, empecé a perder el apetito por la comida, a veces lo vomitaba y adelgacé 15 kilos, hasta que he llegado a la altura de ahora y mi peso según los médicos, es escaso, pero yo aún así me veo gordo, noto que me sobra peso por todas partes, porque desde los trece años, tengo ese complejo creado.

-Ya veo... ¿Y es sólo por eso por lo que vomitas? -preguntó Ethan en voz baja.

-También me ayuda a sacar toda la mierda, lágrimas y pena que llevo dentro, porque físicamente me odio del todo, me considero feo a más no poder, además, solo soy un trozo de escoria en este mundo.

-Yo no creo que puedas ser tan feo, tienes unos ojos bonitos... -dijo Ethan bajando la voz a medida que decía la frase.

-Es básicamente lo único decente de mi cuerpo. -replicó Alan de forma fría.

El silencio cayó entre los dos chicos, mientras los dos se observaban el uno al otro, la campana del instituto sonó, y miles de alumnos se movilizaron de la cafetería del instituto hacía sus respectivas aulas, para continuar la presentación del curso, cuando todo volvió a quedar en silencio, Alan dijo:

-Por si te lo estás preguntando, sí, soy homosexual, los rumores son ciertos. -cuando acabó de decir la frase, abrió los ojos como platos, ¿por qué le acababa de decir eso a aquél chico?

Ethan esbozó una sonrisa y dijo:

-¿Tu también? No te preocupes, yo también lo soy, pero al ser el nuevo nadie me presta atención. En cuanto a lo de tu autoest...

-¿Que eres qué? -contestó Alan atónito.

-Homosexual, Alan -repitió Ethan- ¿puedo terminar? -el moreno asintió lentamente con la cabeza- En cuanto a lo de autoestima, el único problema que te veo es que te falta amor, y ese amor que te falta te lo dará algún chico, algún día tendrás un príncipe azul que te querrá tal y como eres, y toda esa autoestima que creías perdida, volverá. -acabó esbozando de nuevo una sonrisa.

Alan permaneció en silencio, hasta que lentamente, se subió las mangas de la sudadera hasta los codos, dejando ver sus múltiples y numerosos cortes (algunos de ellos sin cicatrizar aún), miró a Ethan a los ojos, y a punto de estallar en lágrimas dijo:

-Los chicos como yo, no merecen un príncipe azul.
__________________________________________________
Espero que os haya gustado y lo hayáis disfrutado, esta historia tiene algunos hechos basados en la vida real, ya sean conversaciones, acciones... Dichos hechos no os serán revelados, obviamente, así que dejo esto como un ejercicio de imaginación.
De nuevo espero que hayáis disfrutado y por favor, comentad vuestra opinión.
Un saludo,

#Rive