Visitas al Blog

03 febrero, 2013

Life isn't easy. 6.

Después de decir aquella frase, al segundo, Alan comenzó a arrepentirse cada vez más de ello, no sabía por qué había hecho eso, quería demostrar a Ethan que se equivocaba, pero se estaba dando cuenta de que esa no era la mejor manera.
Ethan no apartaba la vista de los brazos y cortes del chico, algo manchados de sangre seca, sin decir palabra alguna, se levantó con cuidado, fue al lavamanos más cercano y humedeció ligeramente un par de pedazos de papel higiénico, después volvió con Alan, volvió a sentarse frente a él y cogió uno de los brazos llenos de cortes.

Alan hizo algo de fuerza contraria, impidiendo que el brazo se moviese ni un mísero milímetro, Ethan susurro:

-Confía en mí, por favor.

Al cabo de unos minutos, Alan cedió y dejó que Ethan cogiese uno de sus brazos y cuidadosamente y con ayuda del papel humedecido, dedicó un buen rato a limpiar toda la sangre de los cortes, después repitió el mismo proceso con el otro brazo y al finalizar, le bajó las mangas, ayudó a Alan a levantarse y con suavidad le abrazó.

Alan no supo como reaccionar ante eso, al principio no hizo nada, se dejó abrazar por Ethan, pero al cabo de un rato, rodeo al chico con sus brazos y escondió la cara en su pecho, pues Ethan era unos quince centímetros más alto que él, no pudo aguantarlo más y comenzó a llorar, llorar todo lo que le había pasado ese día, necesitaba soltarlo todo.
Ethan captó todo lo que pasaba por la mente de Alan y comenzó a acariciar la espalda del bajo, queriendo transmitirle protección.

Cuándo finalmente Alan dejó de llorar y se calmó, Ethan lo sacó de los lavabos y fueron hasta la mesa de la cafetería, recogieron sus mochilas y salieron de allí, al llegar al vestíbulo, vieron que todo el mundo había vuelto a sus clases, Ethan continuó en dirección a la salida sin detenerse.

-¿Qué haces? -preguntó Alan.

-¿No pretenderás volver ahí? ¿Quieres volver a verles la cara aún sabiendo lo que te espera? -le contestó.

Alan negó con la cabeza, pero antes de moverse, sacó su móvil, envió un whatsapp a Chloe avisando de que no le esperase, que se iba ya a casa, y cuándo se aseguró de que lo había leído, guardo el teléfono y se fue con Ethan del instituto.

Fue un trayecto agradable, Ethan se dedicó a preguntarle cosas a Alan, como su edad, sus gustos musicales, sus libros preferidos, cosas así que el chico contestaba al instante, pues aunque no conociese mucho al alto, éste le transmitía una sensación de confianza enorme, y antes de que se diese cuenta ya habían llegado a casa de Alan.

-H-Hemos llegado a mi casa. -dijo tímidamente.

Ethan sonrió y dijo:

-Vivimos relativamente cerca, mi casa está a siete de la tuya, así que cómo ya me he asegurado de que has llegado sano y salvo, me puedo ir con tranquilidad, ya nos veremos mañana. -se dio la vuelta, dispuesto a marcharse, pero volvió a mirar a Alan, sacó un bolígrafo de su bolsillo y dijo- Aquí tienes mi número, cualquier cosa que necesites, LO QUE SEA, ¿entiendes? Me llamas o me mandas un mensaje, que si hace falta salgo en pijama de mi casa a venir a verte.

Alan no supo que decir, se limitó a asentir levemente mientras sus mejillas enrojecían, quería preguntarle a ese chico por qué se estaba preocupando tanto por él, pero antes de que tuviese tiempo de abrir la boca, Ethan le dio un abrazo y se marchó en dirección contraría hacia su casa.

________________________________________
Después de mucho tiempo sin apenas publicar nada, he vuelto con esta historia, como siempre espero que os haya gustado y lo hayáis disfrutado tanto como yo al escribirlo.
Vuestros comentarios siempre son agradecidos ^^
#Rive

1 comentario:

  1. Ni se te ocurra dejarme la historia a mitad eh que te juro que te encuentro y te obligó a acabarla ;)

    ResponderEliminar